lunes, 17 de junio de 2013

El camino del fin del mundo



El camino del fin del mundo

Por  Juan Antonio Morán (juanxxi)

Acudió a Chuya para contarle que había soñado con un gran águila de fuego arrasando el árbol del Mnim.  El chamán le coronó con flores del guaraná y le anunció  que, según la profecía, eso le convertía en la única salvación posible de la tribu Yanayapú.
Apenas preparó el viaje porque desconocía sus peligros. Tomó unas hojas de panga, dos papayas y un afilado chanpi como defensa. Como le advirtió Chuya, eligió el camino del norte y avanzó durante seis días persiguiendo al sol. Nada, nadie salió a detenerlo.
Llegó en la tarde del séptimo día. No supo reconocer la colosal Ruta 6, que parte la selva en dos uniendo las minas de tungsteno de La Prosperidad con el puerto y la capital del estado. A él, la firme carretera sólo le pareció un caudal de piedra, duro y estéril; pero conocía bien el poder transformador del río .
Caminó sobre su superficie hasta alcanzar un erguido tótem al que ofreció una oración y las hojas de panga que conservaba. Los signos del ídolo que no supo descifrar advertían que restaban 660 kilómetros para llegar a la capital de Libertadores.
Interpretando las explicaciones del chamán, pensó que la línea discontinua central demarcaba el límite del mundo de los hombres;  al otro lado de ella todo parecía semejante, pero cuando niño había aprendido que el espacio tukukuy está reservado en exclusiva a los sueños y la muerte.
De este modo se detuvo como habían planeado; se sentó junto a la línea y se dispuso a esperar a otras tribus -que debían acudir, según la profecía- a las que comunicar el inequívoco lamento de la selva, la enfermedad del agua, del aire.
A lo lejos, un arrogante motor anunciaba su decisión de no detenerse ante nada que se interpusiera en su camino.

6 comentarios:

  1. Muy buena descripción del paisaje , de sus características. Buen ritmo y detallando lo necesario para que la historia avance fluida. Me gustó el vocabulario y la atmósfera.
    El final, rompe con esa placidez de leyenda y muestra el porqué de ese título.
    Felicidades por el premio. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a Ruta 6 por este regalo tan tan agradable. Es un verdadero honor ser un "figurante" en ese maravilloso proyecto que desarrolláis. Del relato (me lo preguntaron por la fiesta) solo deciros que los nombres son propios de lugares de la selva amazónica, y que para algunos objetos y términos que aparecen usé un diccionario online de lengua quechua. Un abrazo grande!!!

    ResponderEliminar
  3. Muy bonito Jams, vaya contraste de leyenda y cruda realidad. Enhorabuena por el premio.

    ResponderEliminar
  4. Qué mágico, Juan. Y trágico. Me ha sorprendido el dominio del vocabulario indio que tienes. Me ha encantado lo de la carretera como caudal de agua. Es un gustazo releerlo.

    Un abrazo, Juan.

    ResponderEliminar
  5. Esa línea cierra con un toque tràgico una historia llena de magia.
    Mi admiración y aplauso.
    Felicidades .

    ResponderEliminar
  6. Ay Juan pero que bien escribes.Un día de estos voy a proponerte que seas mi negro y nos presentamos a lo de esta noche te cuento, que creo que tú no puedes participar...
    Ahora en serio, la ambientación, el vocabulario y el desenlace..impecables

    ResponderEliminar